Si hace apenas unas semanas anunciamos el regreso del gran Peter Perrett, mítico líder de The Only Ones, ahora al fin podemos disfrutar de su segundo trabajo en solitario al completo: “Humanworld” es la continuación del mundialmente aclamado How The West Was Won, y se presenta de nuevo como un trabajo maravilloso, actual, y necesario; la confirmación de alguien que llevaba 20 años esperando el momento justo para regresar de los infiernos en forma de leyenda. 

Peter Perrett se convirtió en una leyenda gracias a su banda, The Only Ones, y a los discos que editó con ella; su voz, reconocible desde el principio, se encargó de dar vida a algunas de las canciones más majestuosas del rock – y  del pop – que han perdurado hasta nuestros días. Una de sus canciones más famosas – Another Girl, Another Planet – comenzaba con un “I always flirt with death”, lo que hace aún más especial un regreso que nadie vio venir.  Una vuelta que en manos inapropiadas podría resultar irrelevante, pero que con Peter Perrett como protagonista, resulta necesaria en los tiempos que corren.

En este nuevo capítulo, Peter continúa su particular análisis de la realidad, el amor, y la política, pero siempre con su característico ingenio e ironía, que incluso esta vez lleva un paso adelante: “This record has got more urgency and the songs are more concise. Don’t like words such as progression but I hope this is texturally and sonically more interesting than How The West Was Won.

Perrett hace que cada canción de How The West Was Won suene natural y genuina, como si hubiera continuado su carrera sin un descanso de más de veinte años. Como él afirma, ni siquiera tocó una guitarra desde el último álbum de The Only Ones – Woke Up Sticky –, y la gira de reunión de estos en 2007. Sin embargo, su increíble voz permanece inalterable, cómo si hubiera salido solo unos minutos, para volver a entrar.

En Humanworld Peter ha estado escoltado, de nuevo, por sus dos hijos – Jamie y Peter Jr., a la  guitarra y al bajo respectivamente -, por el batería Jake Woodward, y por Jenny Maxwell (sintetizadores, viola) y Lauren Moon (teclados, sintetizadores).

Sin embargo, este nuevo disco no olvida el pasado, lo que ha vivido Perrett a lo largo de su vida: “I would say that power within is positive but that pessimism has heavy connotations. I have to look for duality in everything. No matter how bad things are there is always salvation in any given situation. There used to be a part of me, maybe still is, that doesn’t give a fuck about anything; hence my escapist nature. But having children has changed that. Hence the name of the album. You have to look for the good in the world. A romantic belief perhaps.”

 

“I’m fully aware there are a lot of people who never even thought I’d get to make another album, let alone two, in such a short time.”